Biblioteca Popular José A. Guisasola



Bibliografía en castellano


Las historias entrañables, ingenuas, algo melancólicas y decididamente hermosas que supo crear Arnold Lobel tal vez tengan una gestación primaria en la mente de ese chiquillo taciturno y enfermizo que fue el propio Lobel en su infancia.

Arnold Lobel nació en Los Ángeles, en 1933, y a los 5 años, a causa del divorcio de sus padres, se instaló junto a su madre en casa de los abuelos maternos, en Schenectady, estado de Nueva York. Desde niño manifestó vocación por el dibujo y la creación de historias; esta inquietud lo llevó a estudiar arte en el Pratt Institute. Allí conoció a Anita Kempler, quién más adelante sería su esposa, también ilustradora de libros infantiles, que firmaría con el nombre de casada: Anita Lobel.

Sus trabajos iniciales fueron para una agencia de publicidad y luego pasó a ilustrar libros escritos por otros autores. En 1962 apareció A Zoo for Mister Muster, su primer libro, y luego A Holiday for Mister Muster, en 1963.

Su extensa trayectoria como escritor e ilustrador le valió el reconocimiento del público y de la crítica y el otorgamiento de prestigiosos premios: el Caldecott Honour Book, el Christopher Award, el Caldecott Award y el Newbery Honour Book. La producción de Lobel alcanza a la ilustración de alrededor de setenta libros de otros escritores y de unos veintiocho libros escritos e ilustrados por él.

En "Arnold Lobel o la poética de las pequeñas cosas" (1), la escritora colombiana Yolanda Reyes hace un interesante análisis de su obra:
"A pesar de haber publicado ya varios libros, la primera aparición en escena de sus personajes Sapo y Sepo, en 1970, marca el surgimiento de un estilo muy personal que llevará a Lobel a convertirse en un clásico indiscutible. Su libro Sapo y Sepo son amigos, publicado en la colección "I can read books", de Harper Collins (1970), puede verse como un hito en su obra. Según el mismo autor, este libro señala ya un estilo de creación mucho más intimista y expresivo; más profundamente ligado a su experiencia vital.

"(...) Esa búsqueda de los acentos personales, de los sentimientos básicos y de las atmósferas sencillas, empieza a ser una constante en la obra de Lobel. Quizás el hecho de trabajar en el formato de los "I can read books" de Harper, lo llevó a esa deliberada sencillez, en la que resultó ser maestro. Esta colección proponía un diseño, una diagramación y un concepto de ilustración y texto, dirigidos a un público lector apenas iniciado en lo alfabético. Eso implicaba contar historias breves, con palabras cortas y fáciles de reconocer, usando una sintaxis sencilla, casi elemental, en libros del estilo 'álbum', que respetaran una clara separación entre texto e ilustraciones, para facilitar la lectura a los pequeños."

Si bien esas características de forma podrían haber sido un condicionante para el autor, "a Lobel le sucedió exactamente lo contrario: casi podría afirmarse que ese formato riguroso lo llevó a consolidar ese estilo suyo, tan contenido, y esa simplicidad esencial, en el sentido poético —no simplificador— de la palabra. En efecto, uno de los rasgos estilísticos más notorios en su obra, desde ese entonces, ha sido su laconismo deliberado, en virtud del cual logra pintar, con las palabras esenciales y con los trazos esenciales, lo que constituye también la esencia de la condición humana."

Arnold Lobel falleció en Nueva York en 1987 y, lamentablemente, la traducción de sus obras al español no llega a la docena de títulos.

Roberto Sotelo


1. Reyes, Yolanda. Arnold Lobel o la poética de las pequeñas cosas. En Cincuenta libros Sin cuenta n° 1; Bogotá, Fundalectura, enero-junio 1997.

Fuente: Imaginaria, 20 de octubre de 1999 - Revista quincenal sobre literatura infantil y juvenil.



Foto de Arnold Lobel en ThingLink

"Argentina crece leyendo"
FacebookTwitterYouTube
“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba